14/12/07

Preview: Advance Wars: Dark Conflict


Uno de los mejores juegos de DS y GameBoy Advance y de la estrategia en consolas, vuelve, y aunque no haga mucho ruido, promete cambios radicales en la saga. Dark Conflict supone un tono más oscuro y malote para la saga Advance Wars.

Sigue la preview en continuar



Nintendo acertó de lleno "resucitando" la saga Wars en GBA allá por el 2001, y más sobretodo lanzándola fuera de Japón. Desde entonces, 3 entregas para portátiles y un spin off menos sesudo han ido apareciendo. Después de la infravalorada entrega para DS, Advance Wars: Dual Strike, ya se había alcanzado "la plenitud": explotando aún más las opciones del juego. Y sólo un modo online era lo que se echaba en falta, y sólo por eso hubiera valido la pena esperar a este Advance Wars: Dark Conflict ( que en Europa cambian el subtítulo, ya que en USA es Days of Ruin) , pero Intelligent Systems ha decidido darle un cambio de aires, cambiando otra vez el plantel de personajes, y dandóle un toque oscuro, adulto y post apocalítico. Una série de meteoritos estrellan contra el planeta, provocando todo tipo de desastres que eliminan al 90% de la población. Nosotros estamos en la facción de Rubinelle ( nombre en la versión USA) , que ayuda a los supervivientes y los defiende de los grupos militares que intentan hacerse con el control de los escasos bienes necesarios. Ed ( el protagonsita) O' Brian y Ling son los otros miembros del grupo. Más adelante se une Isabella, una chica amnésica rescatada por Ed que parece saber mucho sobre los otros ejércitos, que esta vez son 4 y no 5: Rubinelle, Lazuria ( en guerra con Rubinelle), el bando Amarillo y el Negro, del cuál no se sabe nada.


El desarrollo del juego no parece tener demasiados cambios de peso respecto a Dual Strike o anteriores entregas, controlandóse en la táctil mediante stylus, dirigiendo las unidades hacia dónde queremos en su radio de acción, en combates por turnos, aunque esta vez los mapas son mucho más grandes y podremos hacer zoom en ellos. Sí que ha habido leves cambios gráficos, con nuevo estilo de animación y en el mapa, cambio de el icono de las unidades, que dejan de ser tan "planas" ( de momento, hay una nueva unidad, el sidecar, un vehículo de reconocimiento capaz de capturar edificios, que ahora serán más resistentes, teniendo 20 puntos para la conquista, y el taller móvil, unidad que abastece y repara unidades en el campo de batalla). Ningún antiguo OJ repite en esta entrega, y el poder de estos ha sido limitado para darle una mayor importancia estratégica al juego y que su uso no sea tan decisivo en la batalla: no habrá poderes duales ( de hecho sólo uno) y será mucho más dificil llenar la barra. Eso sí, se añade un componente rolero en el juego heredado de Fire Emblem, la experiencia de las unidades: cuanto más luchen y resistan, se les subirá el nivel y por tanto serán más efectivas. Además, el OJ deja de ser un mero espectador y podremos controlarlo en el mapa para que se monte en unidades. Esta "personificación" servirá par subir el nivel de las unidades que estén cerca de él o usar el poder, que no se puede realizar de otra manera.
El modo Campaña con 26 misiones, y el modo Batalla con 30 más. Tampoco se sabe si se incluirán el modo Combate y el Arcade, pero es de esperar que sí. Pero el que seguro está es el editor de mapas, que esta vez se añade el aliciente de poderlos compartirlos online, la principal ventaja del juego. Usando los códigos de amigo, podremos agregar a usuarios y desafiarlos en mapas predeterminados (150 mapas) o elegir los que estén colgados en el servicio Wi-Fi ( descargarlos en aleatorio o en los más votados ). Además, aunque se puede jugar contra cualquier jugador del mundo, sólo con los agregados podremos charlar usando el micrófono en batalla. Poco se sabe todavía de esta última entrega de tan gran saga, a pesar que esta a menos de dos meses su salida. Quizá prefiera Nintendo que descubramos todos los secretos por nosotros mismos. Y seguro que la espera hasta el 26 de enero, habrá valido la pena.