7/11/09

Review: Madworld




Jack el Destripador

Hematófobos, huid de este juego. Detractores de la escala de grises, no miréis a la pantalla. Y por último, los reacios a la ultraviolencia, mirad hacia otro lado. El pequeño pastelito de Platinum Games no gustará a todos los paladares.

















Info:
Título: Madworld
Género: acción
Desarrollador: Platinum Games
Editor: Sega
Distribuidor: Sega
Plataforma: Wii
Wi-Fi: No
Nº Jug: 1-2
Idioma: textos en castellano, voces parcialmente en inglés
Precio: 30e




Sangre fresca

Llamalo prejuicios, conspiración judeomasónica o simplemente descuido involuntario, pero cuesta que los medios generalistas, sean blogs, portales o prensa escrita hablen de juegos para Wii. Sea un juego para toda la família o un beat'em up gore, da igual. Pero algunos logran captar la atención de todos los ojos, ser el objetivo de todas las plumas afiliadas de los medios. Y Madworld, desde aquel trailer filtrado de un evento de Sega fue uno de los elegidos que ha cruzado el umbral del anonimato para ser un ídolo de masas. Y es que lo tiene todo para ser un juego que capte tu atención: pasa del technicolor para volver al blanco y negro, es extremadamente gore, lo firma Platinum Games y Sega lo avala. Sin embargo, a la hora de la verdad, toda ésa atención se perdió por el desagüe. Se ha acusado que precisamente los que son sus signos de identidad, han sido los causantes de su fracaso comercial. Ni por asomo. Los jugones prestaban atención al juego, Sega lo trató como un grande de la industria, y todos los medios se volcaron en él. ¿ Cuál es la razón del fracaso ? No es ni el gore, ni el cell-shading blanco y negro ni mucho menos que saliera en Wii. Simplemente, a veces las cosas no funcionan.

Madworld es un juego chapado a la antigua pero con toques modernos: el numerito final que indica tu puntuación es lo más importante, pero para ello debes buscar la espectacularidad películera en tus combos asesinos. Aunque más que películera, diremos televisiva. Un futuro apocalíptico, la Jefferson Island es un reducto de violencia televisada por Deathwatch, un juego mortal dónde conseguir ver de nuevo el alba es el objetivo primordial. Peces gordos que sólo buscan lucrarse de ello, locos asesinos dispuestos a lo que sea por un minuto de gloria y un fajo de dólares, un héroe socarrón, rebelde y muy macho no sangra, rescatar a la hija del alcalde. Un cierto aroma a cine palomitero ochentero, como la cinta de Carpenter de 1997: Rescate en NY o The Warriors. Sumado a su premisa de beat'em up clásico, con las puntuaciones por encima de todo y grandes enemigos finales, hacen de Madworld un verdadero caballero andante del estilo clásico, pero como se ha indicado antes, con pequeños retazos de lo que se estila actualmente.




El tema de las puntuaciones es una de las partes más polémicas. Madworld no es un Ninja Gaiden dónde acabar con hordas inhumanas de enemigos es el gracia de la obra de Itagaki. Tu creatividad asesina es lo que se fomenta, y eso no se consigue con enemigos contados por docenas con unos patrones de ataque imposibles de memorizar. Por eso, nuestros enemigos, pobres diablos que también participan en DeathWatch igual que nuestro protagonista Jack Cayman, no serán todo lo fieros que deberían. Pero tranquilo, para eso existe la dificultad gradual: los niveles más avanzados tienen enemigos que no esperan a que vayas a por ellos y el selector de dificultad es lo que necesitas si aun te crees duro de pelar. Esto añade rejugabilidad a un juego muy breve ( 4 horas aprox. ), pero como dice el dicho. Lo que es breve y bueno, dos veces bueno. Mayor dificultad, nuevas armas y el ansia de batir son los atractivos que presenta Platinum Games para que lo rejuegues, porque ésa creatividad asesina antes nombrada acaba siendo mucho más limitada y por tanto repetitiva de lo que parece. Cambia el escenario, cambia el diseño del arma, pero acabarás descuartizando igual. También goza de cooperativo para los Desafíos Sangrientos, pruebas macabras que vas desloqueando en el modo principal y que puedes disfrutar tantas veces quieras contra un compañero: encastar enemigos en una diana, meterles cohetes y ver como explotan, dejar que un gigantón los aplaste. Matanzas para todos los gustos y edades, aunque si se hubieran estirado y permitieran este cooperativo en línea, así como ránkings mundiales, habría sido un aliciente más. No primordial, pero todo cuenta.

Y como todo cuenta, también hay que prestar atención a su implementación a Wii, aunque no tiene demasiado secreto ni logro. La motosierra mecánica de Jack de su brazo derecho, así como las armas que puedas recoger en los escenarios como señales, mazas o tijeras, se controlan con las cuatro direcciones del mando de Wii. El resto de combos, según las indicaciones que nos vayan apareciendo en pantalla ( Quick Time Events ). Un uso correcto de las posibilidades de Wii, aunque la fiabilidad se puede perfilar, con el plus que los QTE son de lo más transgresor, violento y original del mercado. También lo es su doblaje al castellano. Las secuencias de vídeo, con las cinemáticas al estilo cómic estáticas tan de moda, están en perfecto inglés subtituladas a nuestro idioma. En pleno juego, las frases de los comentaristas ( recordad que es un show televisivo ) sí lo están, y de forma perfecta e intachable. Puede que se repitan los diálogos, pero con lo sarcásticos y mordaces que son, se perdona completamente.


¡ Le ha dejado como pinchito !

Un pequeño cóctel de descuartizamiento, mala leche y alma ochentera concentrado en un disco rebelde. Como cualquier hijo de vecino tienes su parte mejorables, como los poco carismáticos jefes finales, pero Madworld es un juego clásico en un envoltorio innovador en una consola rompedora. Y es increíble ver que los genios de Platinum han logrado que semejante combinado sepa tan bien, a sangre fresca.

8/10










1 comentarios:

M2Hero dijo...

Por lo general, bastante de acuerdo con el análisis que te has marcado. Hace unas semanas que acabé el juego y pienso básicamente lo mismo: adictivo, fresco, muy bruto y divertido, pero algo monótono por la otra parte y, quitado alguna excepción, los personajes gozan de muy poco carisma. Me chocó un poco que durase tan poquito (sabía que era corto, pero no me imaginaba que era TAN corto), sobretodo porque a mí no me gusta demasiado andar batiendo registros de puntos una y otra vez, no me divierte. Sin embargo, muy aprovechable durante las horitas que dura, aunque bien es cierto que no hay tanta libertad para matar como se preveía.

Un saludo.