11/8/09

Review: Elite Forces: Unit 77



Balas y tiros españoles


¿ Harto de peinar y teñir crines de caballo? Has llegado a soñar conque ganas el primer premio de un concurso de patinaje artístico ? Si este es tú caso, tranquilo, hay cura. Tan sólo cambia de cartucho y libera tu adrenalina acumulada con Elite Forces: Unit 77, acción made in Spain.







Info:
Género: Acción
Desarrollador: Abylight
Editor: Gammick Entertainment
Distribuidor: Koch Media
Plataforma: DS
Wi-Fi: No
Nº Jug: 1
Idioma: textos en castellano
Precio: 40e.
Web:
http://www.gammickentertainment.com/eliteforces/





Soldados de élite


La portátil de Nintendo está suponiendo una puerta abierta a los pequeños estudios incipientes de nuestro país. Enjoy Up, Freedom Factory, Tragnarion, quién más quién menso ha hecho sus propios pinitos en la portátil. Ahora es el turno de Abylight, que da el salto de terminales telefónicos a las plataformas puramente de videojuegos. Afincados en la ciudad condal, Nacho García comentó que el objetivo con Elite Forces era principalmente divertir. Y damos fe que lo han conseguido.

Elite Forces es un título puramente de acción: disparar primero, preguntar después. El argumento, presentado mediante cinemáticas estáticas durante determinadas misiones, no es más que na mera excusa para plantarte a tí y a tus miembros de élite en misiones tan peliagudas como infiltrarte en bases gigantescas, recorrer junglas o evitar el lanzamiento de misiles desde un silo.. Sin embargo, todo esto que suena tan idílico no llega hasta bien entrado el juego. No es hasta el ecuador del cartucho cuando descubres el verdadero potencial del juego. Las localizaciones varían, las misiones son más largas con varios objetivos a cumplí, los mapeados ganan en elementos y detalles, hay mayor numero y variedad de enemigos así como también la dificultad es aumentada. Es bueno saber que el juego evoluciona, mejora y lega a ofrecerte lo que buscas, pero posiblemente más de uno desista, hastiado, antes de llegar a la mitad.



Lo que sí está presente desde el principio es la jugabilidad enorme que nos brinda le hecho de controlar a cuatro personajes diferentes ( aunque varíe el nombre según la misión ). Cada miembro tiene sus propias características: la chica del grupo, Kendra, hace gala de su vista de lince con el francotirador, T.K. Es el artificiero y conductor, Dag Hammer es el Schwarzenegger del equipo con su lanzacohetes y Bill el manitas de la tecnología. Alternando el control de cada personaje ( ya sea apretando en su icono o directamente sobre él/ella ) iremos avanzando a lo largo de los 12 niveles de que dispone el juego. Esto le da cierto toque estratégico, dentro de lo posible, y obliga a avanzar con cautela si no quieres acabar viendo decenas de veces la pantalla de “ Has perdido a un miembro del equipo”. Este factor gupo se desmorona por culpa de la nula, o si más no escasa, inteligencia artificial. Ir en grupo o por separado es sencillo, ( tan sólo apretando un botón ), pero tus compañeros no reaccionan si son atacados, y tardan en responder cuando tienen que seguirte o disparar a un objetivo común. En más de una ocasión te dejarán vendido ante una refriega y resulta frustrante. Por suerte el control, completamente táctil y por compararlo es similar al de Zelda: Phantom Hourglass, funciona a la perfección excepto cuando toca conducir: llevar los tanques o camionetas es tarea imposible de lo tedioso que resulta.


A pesar de ser un juego en grupo, inexplicablemente no hay ninguna opción multijugador. Un cooperativo habría alargado la ya de por sí escasa duración del cartucho, que además no frece ningún tipo de rejugabilidad, más allá de rejugar misiones que prefieras en modo partida rápida o desbloquear la galería de arte, con bocetos de los personajes. No es necesario ahondar mucho en los apartados no comentados: el gráfico y el sonido. En el primero, simplemente lo que ves es más que suficiente: totalmente en 3D, fluido y a medida que avanzas, escenarios más repletos de elementos y correctamente detallados. Y en cuanto al sonido, temas ideados para ponerte en tensión en tus incursiones, pero bastante monótonos y similares entre sí.


Misión a medias


Lo bueno sí es breve, dos veces bueno. Pero en este caso, la diversión llega tarde y minada de pequeños fallos y carencias que habrían llevado al estreno de Abylight en portátiles a la élite del catálogo de DS. Sin embargo, no abundan la competencia en el género y es una opción más que recomendable para aquel que quiera divertirse sin complejos.


6'5/10