12/6/09

Preview: Let's Tap




Cinco pruebas, pero una sola manera de jugar: dando golpecitos en la mesa. ¿ Raro ? Así es la última obra de Yuji Naka, padre de Sonic.



Cuando Sonic se vió obligado a dar el salto a las 3D y olvidar el pasado en dos dimensiones y en scroll lateral, uno por uno, los responsables del éxito del erizo azul más famoso fueron abandonando el barco. Naoto Oshima, diseñador de personajes fundó Artoon ( Blue Dragon ), el responsable de los geniales niveles Hirokazu Yasuharea dió el salto a las Américas en Naughty Dog ( Jak & Daxter ), pero el verdadero padre y artífice de la franquícia Sonic siguió al pie del cañón, aun con las dificultades de Sega cuando cayó DreamCast y pasó a ser una desarrolladora de software únicamente. Pero ésos años le sirvieron para ir demostrando, más si cabe, su talento a la hora de diseñar videojuegos. Nights into Dreams, Chu Chu Rocket o Samba de Amigo fueron algunos de sus más conocidos proyectos, amén de la continuidad de Sonic. Pero en 2006, el considerado Miyamoto de Sega rompió cualquier relación con Sega y decidió comenzar d nuevo, con un pequeño estudio llamado Prope. Sin embargo, aun está ligado a Sega, aunque desde luego con mayor independecia y libertad creativa. Y la serie Let's es prueba de ello. Una colección de juegos tan sencillos como divertidos, que de momento tan sólo lo forman dos entregas: Let's Catch y Let's Tap. Desde Prope había intención de seguir con la línea, pero visto el discreto éxito quizás no sea lo más viable. En cualquier caso, lo que es irrefutable es que Naka ha vuelto a hacer lo que quería después de varios años.


Let's Tap no es un juego de minijuegos simplones que se aprovechan del tirón comercial del momento. Definido por el propio Naka como “ un juego que podrán jugar hasta los pingüinos”, Let's Tap es todo un alarde de originalidad con tan sólo ver como se tiene que jugar. Olvídate de los controles, tus manos lo son. Colocando el wiimote en horizontal sobre una superfície lisa, ya sea una mesita o la caja oficial del juego ( que también se incluirá en Europa ), lo que debemos hacer es ir golpeando de forma cercana al wiimote. Así, este detectará las vibraciones y nuestro personaje responderá. Evidentemente, este tipo de control tan atípico no es posible en mecánicas de juego complejas.





Vamos a desgranar una a una las cinco diferentes pruebas que nos planeta el juego:
Tap Runner, posiblemente la más conocida, es una carrera entre cuatro personajes a través de un recorrido. Cuanto mejor alternemos los golpecitos y más rápido lo hagamos, más se esforzará nuestro alter ego virtual. Pero ojo, no son simples carrera de fondo cronometradas, los circuitos tendrá diferentes tipos de variables y elementos que le añadirán variedad y dificultad: pequeñas pruebas como inflar un globo para pegar un gran salto, usar muelles y trampolines, pasar por la cuerda floja, usar diferentes ítems para aumentar la velocidad o tomar rutas alternativas. No todo es tan simple como parece.


Por su parte, Silent Blocks es una prueba similar al popular juego de mesa Jenga: una columna formada por finos rectángulos que debemos extraer uno a uno sin que el pilar se venga abajo. Aparentemente sencillo, no tanto si la forma de hacerlo es base de golpecitos. Dependiendo de la fuerza, intensidad o con qué mano ( izquierda o derecha ) hagamos los golpes, el rectángulo se irá moviendo hasta salir de la columna. Hay una cosa más: el factor Tetris. Los pequeños rectángulos son de dos colores diferentes, y cuando se juntan tres del mismo color, desaparecen, con lo cuál es esencial elegir bien qué pieza quitar. Rhythm Tap es similar a Donkey Konga: un minijuego musical en el que ir dando golpecitos en el momento correcto cuando nos lo indiquen en pantalla, llevando el ritmo de 16 temas de carácter electrónico-dance. La música es muy importante en Let's Tap, y Naka se ha rodeado de viejos compositores de Sega como Naofumi Hataya, responsables de varias melodías del original Nights, Sonic CD o Burning Ranger, entre otros grandes músicos.


Y los dos modos que faltan: Bubble Voyager y Visualizer. Si Let's Tap tiene su propia vertiente musical con Rhythm Tap, también tiene su propio matamarcianos arcade. Bubble Voyager nos mete en la piel de un guerrero anaranajado espacial que debe sortear las dificultades y disparar a los enemigos a base de, como no, golpecitos. Visualizer por su parte es una experiencia mucho más tranquila y relajada. No es tanto un minijuego en sí, más bien una aplicación en la que vemos como nuestros golpes interactúan en un escenario: lanzar fuegos artificiales, pintar sobre un lienzo, observar las reacciones de animales marinos en un acuario, etc. Let's Tap es un juego ideado para jugar en compañía, todos sus modos permiten ser jugador con hasta cuatro personajes más, y algunos como Bubble Voyager cambian su mecánica para pasar a ser un matamarcianos en el que enfrentarse entre sí despiadadamente.


Let's Tap son minijuegos accesibles, sencillos y divertidos vistos desde el prisma de un creador y genio nato. Naka ha cohesionado cinco fórmulas jugables en un control tan atípico como atrayente, presentando todo con gráficos coloristas, minimalistas y con cierto aire retro también. A partir del 19 de junio, la palabra tapear no sólo significará verano , un bar y unas cañas, sino también marcarse unas buenas sesiones de juego divertidas de una forma simple: usando tus manos.



Web oficial