17/1/09

Preview: Little King's Story






Coge una corona, enfundatela en la cabeza, y siéntete un verdadero rey. Cing y Marvelous nos traen la gran historia de un pequeño monarca en Little King's Story, una de mas futuras maravillas para Wii.




2009 es un año violento en Wii. Aniquilar zombies en
House of the Dead: Overkill, participar en juegos macabros en Madworld o repartir plomo a alienigenas híbridos en The Conduit. Incluso el afable Sonic se ha metido a las tortas espada en mano en Sonic and The Black Knight. ¿ No hay lugar para juegos más relajados y amables ? Sí, lo hay. Desde 2007 que Cing ( Hotel Dusk, Another Code ), junto con la novata TownFactory, trabaja duro para finiquitar su anteriormente conocido Project O. Así es como bautizaron a su primer proyecto en las consolas de nueva generación, concretamente en Wii, para más tarde renombrarlo un par de veces mas. King's Story y finalmente Little King's Story.



¿ Pero de qué va Little King's Story ? Va de muchas cosas, se le puede encasillar en la estrategia, pero tiene infinitos matices de juego de gestión ( el tycoon ), de juego social, de RPG incluso. El propio productor, Yasuhiro Wada, padre de Harvest Moon, lo denomina un juego para un simulador de vida ambientado en Europa. Para entenderlo mejor, seria como coger a Pikmin, Harvest Moon y Sim City ( o FFCC My Life as a King ), hacer un poti poti de ello y saldría algo similar a lo que es Little King Story. En este cuento se nos explica como un pequeño jovencito, Corobo, encuentra en el bosque una corona que le otorga el poder de dirigir a los demás. Ipso facto, se convierte en soberano del reino de Alpoko. En seguida, aparecera Howzer y su montura Pancho, una vaca. Howser, personaje que evoca claramente a el Quijote, será nuestro guía consejero, que al final de cada día nos dará el balance de nuestra gestión pueblerina.






Ser rey es duro, hay muchas necesidades que atender en el reino. Tendrás que satisfacer al pueblo, construyendo edificios que satisfagan sus necesidades, darles un trabajo adecuado, procurar que nos les falte de nada y que no estén descontentos contigo. Hay más de cincuenta profesiones diferentes, cada una con sus características especiales fuera de la gestión del pueblo: los agricultores pueden quitar de en medio obstáculos, mientras que lógicamente los soldados son muy buenos en batalla. Dependiendo del grado de lealtad que te tengan, se entregarán al máximo en sus tareas o no. Para llevar a cabo todas estas tareas, además del consejero Howzer tienes a tu amigos Liam, Verde y la Princesa, que todo ellos harán de ministros en diferentes aspectos administrativos del reino.



Más allá de comprobar lo vivo que está tu reino ( lleno de detalles curiosos como votaciones, asistir a funerales de tus aldeanos, leer sus pensamientos ) , puedes ampliar tus miras conquistadoras y ver los otros reinos que ocupan el mundo: el Reino Alegre reinado por el borracho Duvroc, el reino de Glotonia, y así hasta siete en total. Pero tus ansias napoleónicas requieren efectivos, pero eso no es problema para un rey con un poder de influencia tan alto: tan solo debes plantarte en medio del pueblo, y apretar B para que todo aldeano te siga. Aquí si entra el juego el componente Pikmin, guiando a tu particular jauría de fieles inocentes que te sigue detrás tuyo alegremente para que los envíes a la guerra. Para poder avanzar, debes ir cambiando las habilidades de cada profesión, por tanto es aconsejable tener un mínimo de efectivos de las más básicas. Adjudicar profesiones se realiza enviando al pueblerino que quieras al edificio correspondiente, de forma que cuando salga de ahí ( es al instante ), ya sera o bien un arquero, agricultor, soldado o lo que hayas decidido. Son reutilizables, puedes cambiarles de profesión a tu gusto, y cada vez que muera uno de tus valerosos hombres en combate, un amnesico hará acto de presencia en el lecho del río para suplantar a la baja. Claro esta, que con el nuevo tendrás que ganarte su lealtad.







Cada vez que acabes con el jefe final del respectivo reino, este sera tuyo, y tendrás otra hacienda que gestionar y de la cual lucrarte. A pesar de ser para Wii, Little King Story no utiliza en profundidad el wiimote: al pequeño rey lo mueves con el stick, y las simples acciones como interactuar con un objeto cercano, reclutar aldeanos y demás similares se basan únicamente en apretar determinados botones. Tampoco se puede decir que explote la capacidad técnica de Wii, pero tampoco lo necesita. Little King Story nos muestra un mundo preciosista, colorista, lleno de detalles agradables: ver el viento bufar, como los árboles se agitan a la vez y se revuelve la hojarasca. Aun mas calidad artisitca gana en las secuencias de video, simulando dibujos de un cuento pintados con acuarelas. El juego nunca esconde su espíritu de cuento infantil, pero de los buenos. Los propios productores confirman la inspiración en libros clásicos como el Principito de Exupery, ademas de su influencia europea, en el estilo de dibujo, e incluso en su banda sonora, compuesta por varios temas de música clásica como el Bolero de Ravel o la Habanera de Carmen, versionados por Yoko Shinomura, autor de bandas sonoras de juegos como Parasite Eve, Super Mario RPG, Kindgom Hearts y Mario & Luigi.


No slo Little King Story puede presumir de productor o compositor, sino también de diseñadores artísticos ( de Final Fantasy XII o Dragon Quest VIII ) que han creado todo el universo de las 60 criaturas UMA ( Unidentified Mysterious Animal ) que engloban el juego. Poco puede fallar para que un cóctel como Little King Story no resulte dulce y revigorizante. La espera se acaba, a finales de marzo llegará a Europa de la mano de la filial europea de Marvelous, Rising Star. Esperemos que satisfaga sus previsiones comerciales ( sobre las 124.000 copias PAL ) y también las nuestras.

















3 comentarios:

Andresito dijo...

Pues no lo conocía, pero desde luego tiene pintaza.

vid's dijo...

Si la entrada te ha servido para conocerlo, me doy por satisfecho :)

Roy Ramker dijo...

Pues de esas 124.000 copias seguramente una sea mía, este juego me tiene enamorado desde el primer día, muy mal tiene que salir el juego para que al final no me lo compre.