1/2/08

Review: Advance Wars: Dark Conflict


Tácticas de supervivencia
La saga de estrategia por turnos de Nintendo por autonomasia, vuelve a dar caña en DS, y esta vez, la guerra no será un simple juego de niños.


Sigue la review en continuar




Info:
Título:
Advance Wars: Dark Conflict
Género: Estrategia
Desarrolladora: Intelligent Systems
Editora: Nintendo
Plataformas: DS
Nº jug: 1-4
Wi-Fi:
Idioma: textos en castellano
PEGI: +18
Precio: 40e.





Post apocalipsis

La única queja que ha tenido esta saga desde que se conoció mundialmente allá por 2001, es que en sus secuelas, no cambiaba demasiado. Y tampoco era necesario, la fórmula de Advance Wars es simple pero compleja y muy adictiva. Con Dual Strike, esta fórmula se llevó a su grado máximo, con variedad de Oj's por elegir, una buena cantidad de unidades y la combinación de poderes y batallas simultáneas que se podían levar a cabo daban horas de juegos ilimitadas. Por eso, ya tocaba cambio antes que el público lo reclamáse ( más). Aunque ése cambio no afecta al sistema de juego, pero sí a todo lo demás. Ése aspecto infatil e inocente de anteriores AW se ha acabado, un tono más maduro, serio y oscuro impregna el juego. Y la trama no es para menos: después de morir el 90% de la población del planeta en una lluvia de meteoritos, la tierra está arrasada, y los pocos supervivientes que hay, intentan sobrevivir, aunque eso siginifque luchar entre ellos. Ed, aprendiz de la Academia militar, se topa con la División independiente de Laurentia, un antiguo país. Este batallón, dirigido por O'Brien y Lin, se ha autoasignado la misión de salvar y proteger a todos lo civiles. Protegerlos de saqueadores, fanáticos, antiguas rencillas entre ejércitos y una conspiración.



La mecánica de Advance Wars es sencilla: por turnos, cada jug. mueve sus unidades ( terrestres,marítimas y aeréas) por el mapa: atacar al contrario, conquistar edificios para conseguir fondos y fabricar tropas es lo más elemental del juego. Cada jugador, representa a un OJ ( Oficial en Jefe o comandante), que esta vez, puede montarse en máquinaria de guerra, como tanques y aviones, y atacar directamente. Esto supone que la unidad que lo lleva, tiene ventajas extra, como más fuerza o defensa ( depende del Oj). Además, todas las unidades aliadas dentro del rango que desprende el Oj, se beneficia de estas mejoras. También puede usar el poder, que se rellena a base de ataques. Este poder, al contrario que en otras entregas, se limita a uno, cuesta mucho más de llenar, y sus beneficios se limitan a incrementar las capacidades del ejército en un turno. Se acabaron los cambios drásticos de la partida que suponian los combos de poderes en Dual Strike.



Las unidades también han cambiado: alguna ( como el recorretuberías) ya no está, pero aparecen otras como el avión ligero, la motocicleta y el obús. El primero puede atacar a todo tipo de unidades, tiene un amplio rango de movimiento ( quizá la que más) y provoca bastante daño en unidades. El segundo también tiene amplio rango de movimiento y puede conquistar edificios, con lo que el problema que costaba llevar infantería a edificios por el limitado movimiento, ya está solucionado. La última incorporación, el obús, es de ataque indirecto, no es que tenga muhco alcance, pero es potente y contraataca. Todas han sufrido un rediseño, mñás acorde al realismo del juego, incluso en las animaciones de batalla, que parecen hechas por flash, pero que no sorprenden tanto como las anteriores. También , las unidades consiguen un rango de experiencia a medida que se carguen a enemigas, con los que se hacen más efectivas. Además, el mapa también cambia: esta vez ya no es en semi3D como en Dual Strike, sinó que vuelve a ser "plano". Poco más cambia, a parte de nuevos elementos como armas como el Irálicus, o los meteoritos, que sustituyen a los enormes cañones y tuberías de otras entregas. Y el último cambio de los mapas, es la posibilidad de hacer zoom: los iconos de las unidades en el mapa han cambiado ( a mejor), pero podemos hacer zoom apretando uno de los gatillos, para ver el mapa al completo, para que tengamos una visiçon panorámica de la situación. Y es útil ( en mapas grandes, claro)



Pasemos a los modos de juego. Mientras que Dual Strike aburría de los tantos modos que tenía, aqui se han simplificado muchísimo (quizá demasiado), aunque algunso se incorporan y los mejores anteriores se mantienen. Para un jug; esta el Partida Libre, con el que podemos combatir con nuestras propias reglas en los más de 100 mapas que hay disponibles ( desde el principio, no se desbloquean ni compran), ya sea con la CPU o contra otro jug, en la misma consola, de hecho permite hasta 4 jug. ( y no como en Dual Strike, aunque ahí era ésa cifra por las batallas simultaneas que permitia). Y también está el modo historia, de 26 capítulos y sin campaña mayor. La dificultad del juego,es muy gradual ( quizá demasiado), y hasta la 14 no comenzaremos a tenerlo algo más dificil. Entrando ya en la racha de los 20, la cosa ya se pondrá realmente complicada y nos acordaremos de la jodida dificultad de la saga. Para suplir la falta de campaña mayor y de el modo combate, durante la historia desbloquearemos retos, que no es más que misiones que hubieran venido en el ausente modo combate. Y son dificilillas a medida que vas descubriendo, con lo que los más "duros" tendrán aqui su bendición. Y me dejaba que la trama, es mucho mejro en esta entrega, con una histora más elaborada, cambios inesperados y situaciones nuevas en las batallas de campaña. En este sentido, sí ha madurado la saga.




Entonces, dónde está ésa larga duración que siempre ha tenido la saga con tabn pocos modos ? Pues hay más, el multijugador ( que no permite descarga de tarjeta), el online y el editor. El editor se mantiene intacto y también la posibilidad de cambiar el color de los Oj ( aunque con pocas opciones a elegir). Los mapas que creemos, los podemos jugar nosotros mismos, intercambiarlos con amigos o subirlos a la red, dónde otros usuarios podrán descargarselo y jugarlo, Pero no es oro todo lo que reluce en el online.



En el online, podemos jugar contra desconocidos a nivel mundial (ya se de cualquier nivel o del mismo que el tuyo), o con amigos que previamente habremos registrado su código de amigo ( en ambas consolas). En ambos modos sólo se permite batallas de 1 vs. 1. Si juegas con un amigo ( que hasta que no juegas con el que tienes registrado no te sale su nick, sólo el código), puedes elegir el mapa, las condiciones de juego y el Oj, además de poder hablar con él mediante el micrófono. Hasta aqui bien. Sin embargo, en Mundial sólo puedes elegir el Oj, el mapa y las condiciones las impone la máquina, además de no poder usar el micro. Para no eternizar las partidas, siempre hay un límite de días ( suficiente como para poder machacar a gusto) y en cada turno un límite de tiempo ( unos dos minutos, que también son suficientes). Como ya he dicho antes, puedes subir tus mapas (limitados a 10x10, muy pequeños), y descargar, pero los que descargues son aleatorios, no te dan una lista a elegir, y aunque puedas descargarte mapas recomendados, no deja de ser una pífia.



Gráficamente, no cambia demasiado, lo justo para que sea bonito, y es que tampoco necesita cambios en este aspecto. A nivel musical, la banda sonora está a la altura, con variedad de temas ( y muy buenos), aunque para algunos quizá demasiado guitarreo. Es cierto que pierde en opciones, pero gana en otras ( aunque con mayor o mejor acierto). Est vez no hay tienda, todos los mapas ( menso los de retos) estan disponibles desde el principio, y los Oj, los mapas de retos y la banda sonora, los iremso desbloqueando sólos a medida que avances en el modo historia.








Destripando

+
- El tono oscuro que tiene el juego, todos los cambios le han sentado genial.
- El modo historia más elaborado.
- La inclusión de modo online.
- La duración casi infinita del juego.
- Las nuevas unidades, todas muy equilibradas, y la disminución de los poderes de los Oj's.
- La banda sonora
- La buena curva de dificultad, y la IA muy mejorada y realmente inteligente.

-
- Las limitaciones del modo online en mundial ( incluido el tamaño de mapas).
- Pocos OJ's respecto a otras entregas.



Antoparasitósis
Advance Wars: Dark Conflict supone una corriente de aire fresco a la saga, que le sienta fenomenal, y además incluye el ansiado modo online. Pero las limitaciones de este ( sólo en un modo), degradan la experiencia una barbaridad. Suerte que el modo con amigos sí está más completo. Y también el modo un jugador, que aunque pierda modos, los que quedan són los principales y además, vuelven mejorados. Intelligent Systems lo ha vuelto ha hacer, ha creado otra obra maestra.


9/10