30/5/08

Review: Dragon Quest Swords

Dragon Quest Crisis

SquareEnix nos da una de cal y otra de arena: por un lado nos inunda con spin offs o remakes de sus dos sagas principales en DS y PSP, y por otro, en sobremesa, sólo este Dragon Quest Swords puede considerarse el primer título pensado para esta generación, ya que el FFXI Online de 360 no era más que una conversión recopilatoria. Veamos como ha sido este desembarco.








Info:
Título:
Dragon Quest Swords: La Reina Enmascarada y la Torre de los Espejos
Género: Acción/RPG
Desarrollador: SquareEnix/Genius Sonority
Editor: SquareEnix
Plataforma: Wii.
Wi-Fi: No
Nº Jug: 1
Idioma: Textos en castellano, voces en inglés
Precio: 55e.
Otras características: 60hz, 480p.


A espadazo de wiimote

De hecho, este Dragon Quest Swords , tampoco es original 100%, ya que es una secuela del juego que lanzó Enix en 2003 que se vendía en una consola propia. Y tampoco es totalmente original, pues de Dragon Quest tiene poquito, exceptuando los diseños de Toriyama y los subtítulos larguísimos, sólo pensados para fastidiar a aquél que se aventure a hacer un análisis de él. No es un juego de rol, es un juego de acción, con cierto componente de rol. Es triste admitirlo, pero a día de hoy es el juego que más se acerca al RPG en el catálogo de Wii, aunque es cierto que dentro de poco sale Opoona para mejorar (levemente) el plantel. Bueno, ya he conseguido sacarle una virtud al juego.

No hace falta alargarse mucho en las explicaciones de la mecánica del juego, pues es bien simple: es como un Time Crisis o House of the Dead. Vas por un recorrido guiado ( aunque debes avanzar tú, no es automático. Y con el engorroso sistema de apretar la incómoda cruceta, no entiendo porqué no habilitaron el nunchuk y su stick ), y de repente, entras en combate, dónde debes dar espadazos a los enemigos y defenderte con tu escudo, apretando para que salga y moviéndolo hacia dónde se dirige el ataque enemigo, ya sea para parar arena o un puñetazo ( en la pantalla ya te sale un icono azul para indicar dónde debes moverlo ). Ciertos ataques, como las flechas, pueden ser devueltas al enemigos, dando un espadazo limpio (si no va mal dirigida) en el momento preciso (se indica con un icono rojo). A parte de eso, y de ejecutar además ataques especiales cuando se te llenan la barra, que consisten en hacer algún movimiento simplón como tener enderezado el wiimote, no tiene mayor dificultad.


La consola detecta qué tipo de espadazo das, si vertical, horizontal o punta, y de hecho, muchas veces los enemigos fomentan el uso de las diferentes golpes, pero el problema es el de siempre: no reconoce fielmente las posiciones, sinó sólo golpes limpios. Y en medio de una batalla, que en ocasiones son bastante frenéticas, es frustrante ver que tu ejecutas un movimiento horizontal y te lo detecta inclinado. Igual que estocadas, que nunca lo detecta a la primera.


Antes he dicho que era triste que este juego fuera el RPG de Wii hasta la fecha. Y me explico, porque de RPG sólo tiene cierta parte. Primero, la historia es bastante corta, de hecho, son sólo 6 misiones, con una historia que al apenas comenzar, ya casi acaba. Rejugar las misiones para mejores puntuaciones, subir de nivel a tu personaje o compañeros, o el modo Difícil cuando te lo acabas son los únicos elementos que añaden algo de duración extra al juego, que desde luego es necesaria, porque el juego apenas tiene misiones secundarias que realizar en la historia, y los minijuegos de la tienda del Guerrero gay ( no me acuerdo de su nombre, de alguna manera tengo que describirlo…) sólo consiguen que darle más soporífedad a una ciudad aburrida de por sí, con una casa ( la tuya) las tiendas y los cuatro habitantes y soldados. Además, los objetos con los cuáles equiparte para mejorar el ataque o la defensa, tampoco es que abunden. Digamos que todos los componentes de rol están, pero son tan limitados, que casi pasan desapercibidos. Pero hay uno que se mantiene, que es el del grupo de compañeros. Cuando te vayas acercando al final ( a las 3-4h o así ) tendrás disponibles a todos los personajes ( sólo tres: el príncipe pijo, tu padre golfo y la ex beata y sexy Fleurette ), podrás elegir con quién luchar a tu lado. Cada uno, tiene domina una habilidad, como es normal. Dispones de un comando de tácticas a dar a tu aliado, que se limitan a ataca, ataca y defiéndete, cúrame o simplemente defiéndete. La verdad, es casi una mera anécdota estas opciones, pues en combate, cuando requiramos su ataques mágicos, simplemente lo seleccionaremos nosotros y no esperaremos a que la máquina lo haga por si misma cuando lo considere oportuno.



Técnicamente el juego es de contrastes: por un lado, en las misiones los entornos tiene un nivel aceptable, algunos mejores que otro, pero el modelado de los enemigos y la fluidez es bastante notable. Sin embargo, ciertos efectos o la realmente triste representación de la ciudad y ciertas partes de algunos niveles (como la cueva o el exterior de la Torre) deja un sentimiento demasiado contradictorio. Eso sí, el contar con diseños de Toriyama, y a pesar de los enemigos ser los habituales, se nota para bien. Igual que contar con melodías habituales de Dragon Quest, también es reconfortante. No todo es agradable al oído, pues no está doblado, aunque en parte mejor, porque el acento francés y sexy de Fleurette es inigualable, igual que sus frases de ánimo en pleno combate. Si, Fleurette es lo mejor del juego, ¿vale?


Destripando

+
- Mola dar espadazo a diestro y siniestro, te dejan el brazo hecho polvo eso sí.
- Los modelados de los enemigos.
- Los diseños de Toriyama.
- Fleurette.
- A pesar de todo, es divertidillo.

-
- Altibajos gráficos.
- El mejorable reconocimiento de movimiento.
- Demasiado corto, aún con extras. Y demasiado simple.
- Si no tienes un brazo de acero, olvídate de partidas largas.


Enfunda tu wiimote, caballerito

Dragon Quest Swords tiene una idea interesante, y si nos hubiera llegado al mismo tiempo que en Japón, hubiera sido un juego notable para paliar la sequía de Wii. Pero a día de hoy, y con casi diez meses de retraso, a un juego se le tiene que exigir más, y si hubiése solucionado varios errores, sería un juego más interesante de lo que es.

7/10