30/7/08

Preview: Tales of Symphonia: Dawn of the New World




Después de más de año y medio, por el momento, Wii corre la misma suerte que su predecesora en cuanto al género del RPG. Apenas hay unos pocos que hayan salido a la venta en alguno de los territorios de la consola. El que fuera la salvación del género de GameCube, vuelve a Wii, esperemos que también para solventar el hueco.



Fue en 2003 cuando Namco decidió sacar un Tales of para GameCube, consola que por entonces no tenía un futuro tan funesto como el que tuvo. Pero lo cierto, es que mirado en retrospectiva, el género de rol no fue el fuerte, ni mucho menos, del cubito morado. La conversión de Skies of Arcadia de DreamCast, Paper Mario 2 de la propia Nintendo, Tales of Shymponia y Baten Kaitos/Origins son los únicos exponentes en la consola. Comparado con su competidora directa, PS2, es bastante triste, claro que contra Xbox, su gama de rol nipón es mucho más extensa. Pensar que la situación de GameCube con el rol traspasará la frontera de una generación y afectará a Wii es una estupidez, sin ir más lejos ya hay unos cuantos juegos en el mercado, que tarde o temprano llegarán aquí como Opoona, Chocobo Dungeon o Shiren The Wanderer 3. Peor, entonces me estoy contradiciendo de lo que he escrito como párrafo inicial, ¿no? Pues no, porque por el momento como también he aclarado arriba, son demasiado pocos. Es cierto que en otras consolas como PS3 el panorama no es mucho mejor, pero sí en Xbox 360, que aunque no haya demasiados, los que están la mayoría tienen una calidad más que notable. De momento, en Wii no tenemos el juegazo de rol, y los mencionados antes quizás lleguen a notables juegos, pero no tendrán la trascendencia de un Lost Odissey por ejemplo, sea merecido o no. Pero ahí está Tales of Shymponia 2, secuela de uno de los dos mejores juegos de rol de la consola, y para muchos de la pasada generación, que además gracias a Nintendo, supuso la llegada por primera vez de la saga Tales of fuera de su país de orígen.





Como es obvio en una secuela, remota la historia desde dónde la dejó el original. Los dos mundos que existían ( Sylvarant y Tethe’alla) fueron unidos en un de sólo, gracias a Lloyd y su grupito, plantando un nuevo árbol para que se creáse el equilibrio. Pero esta unión no da más que problemas: el clima está descontrolado, los conflictos entre los dos pueblos son cada vez más agresivos y frecuentes y el espíritu del anterior árbol, Ratatorsk, continúa presente en el mundo. En el juego se nos narra como Emil y Marta, junto con otros tres personajes principales, se ven metidos en todo este desastre, en el cuál reaparecen los personajes del anterior Tales of Shymponia, claro que el problema entre ambos pueblos pondrá a mas de uno en conflicto con otros, y ésos peleas por los ideales de cada pueblo son la salsa del argumento.


En sí, la mecánica del juego no ha variado: explorar por los escenarios, pudiendo evitar los combates, ya que salen de representados como un mostnruo en la pantalla, cnseguir objetos, resolver pequeños puzzles y pelear, pero aquí si hay cambios. Primero, los combates dejan de ser en scroll lateral (aunque se mantiene el tiempo real), tienes todo el campo de combate para moverte a tu libre albedrío, moviendo la cámara cuando y como quieras. Todas las acciones se realizan con los botones del wiimando y nunchuk, no hay nada de movimientos a hacer para ejecutar magias o algo similar, excepto durante las caminatas por los mapas o niveles, en los cuales es posible guiar al personaje a modo de cursor con el wiimando y los ataques especiales, o los denominados Anillo de Hechicero, aunque no se ejecutan en batallas.


Además de cambiar de el estilo de combate ( se llama Flex Range Element Enhanced Linear Motion Battle System ¿?) , ahora a cada personaje le acompaña un monstruo al estilo Pokémon: estos compañeros atacan en las batallas ( por la IA) y te ayudan en tus habilidades, como en el caso del protagonista que entra en una espécie de trance en que se vuelve más poderoso. Sólo podremos llevar una por batalla, pero una vez acabadas éstas, nos podemos encargar de los más de 200 que hay diferentes, aumentándolos de nivel y atributos, y cuidándólos con comida que preparemos. Como he dicho, están controlados por la IA, pero en los combates, los otros tres luchadores pueden ser guiados por tres amigos más. Otro de las alteraciones es que ahora es mucho más fácil realizar combos, que además son más efectivos según el tipo de escenario en el cuál peleemos.

Fuera de las batallas, la rutina del juego es cuidar y capturar (lo haces derrotandólos) los monstruos, realizar las diferentes misiones secundarias que te encomiendan los clanes y claro, avanzar en ésta historia de traiciones, venganzas y líos místicos. Todo ello, con un acabado gráfico más que notable, con buenos efectos, animaciones, y muy fluido, colorista y consistente. Esta secuela de Tales of Shymponia se perfila como el mejor juego de rol de Wii, y uno de los mejores de esta generación. No sólo porque a día de hoy, no tenga excesiva representación, sinó porque aunque no tenga demasiados cambios respecto al anterior, apunta a juego con potencial.

Faltará ver cuando llegará por éstas tierras. El juego fue lanzado en Japón a finales de junio, y en USA lo hace el 16 de noviembre. Sería ideal que saliése también en Europa a finales de año, ya que remataría el catálogo de la consola, pero Namco no se le ve muy por la labor en cuanto a los lanzamientos de los Tales of. Aún así, si Nintendo Europa presionáse un poquitín a Namco, porque presumiblemente sería ella la que lo trayése o UbiSoft, podríamos tener los europeos un fin de año bien rolero, y con mucha suerte, con rol hablado en castellano.


Web oficial