18/9/08

Preview: Disaster: Day of Crisis



Tras un largo periplo, uno de las propuestas iniciales de Nintendo más atípicas de la compañía de Kyoto en Wii , finalmente ve la luz al final del túnel. Y ojo, que detrás de ella, viene curvas y quizás tsunamis también.


Wii es la consola de esta nueva generación con más juegos vaporware, es decir fantasmas. Y lo peor de ello, además de no saber nada, o casi nada, muchos usuarios de Wii sienten la necesidad de tener juegos tangibles, sólidos, promesas fuertes de futuro. Por tanto, tener vagos títulos abandonados en el tiempo es bastante desesperanzador, y irremediablemente siempre se tiende a pensar lo peor. Por parte de Nintendo, son dos los juegos anunciados en su día, concretamente en la presentación de la consola en el E3 del 2006, de los cuáles apenas se ha sabido nada desde entonces,. Son Project HAMMER y el que nos ocupa, Disaster. El primero tuvo incluso una demo jugable, pero hace un año se dijo que su desarrollo se paraba, suponiendo que NST se dedicaría a otros menesteres y quizás más tarde recuperarlo. ¿Quizás con el motionplus ? De Disaster sólo obtuvimos un atrayente vídeo CG catastrófico, lo digo por las escenas que mostraba, y un par de malas imágenes varios meses después. Fue en mayo de este año cuando Nintendo anunció su salida para junio en Japón, para retrasarse indefinidamente poco después. Estaba claro que eso era indicativo que poco más íbamos a tener que esperar para tener, o como mínimo saber,algo más sobre el último juego de Monolito, creadores de Xenosaga y Baten Kaitos. Además, la compra por parte de Nintendo del estudio, avivava más aún las esperanzas sobre el juego. Finalmente, y como perfecto añadido al catálogo navideño japonés y europeo, Disaster ve la luz a finales de septiembre en territorio nipón, para hacerlo un mes más tarde aquí.







Nintendo nos quiere llevar al límite, no de nuestras fuerzas con un Wii Fit 2 sino con este Disaster, llevando las peores catástrofes naturales del mundo en un solo disco. Tsunamis que arrasan ciudades, terremotos destructores, lluvias de meteoritos, volcanes en erupción, animales peligrosos y una organización terrorista de por medio. Sólo falta la plaga zombie para hacer un caos apocalíptico como dios manda. El juego no sólo es variado por sus arriesgadas situaciones, sino también por las maneras de afrontarlas: Ray, exmiembro de un grupo de rescate y experimentado protagonista, salvará el culo de los habitantes del planeta con 23 misiones que van desde la conducción al shooter arcade y aventura en 3ª persona, en varias ocasiones con escenas QTE, como por ejemplo huir de un tsunami, que se deberá superar a base de agitar el wiimote y nunchuk para que Ray corra más que las toneladas de agua que le sobrevienen encima. Reanimar civiles con masajes cardiovasculares al más puro estilo Trauma Center, empujar vehículos en medio del camino, etc. Todas estas acciones en unos escenarios en ruinas gracias a los continuos desatres que tendremos que evitar, igual que la amenaza terrorista de los SURGE, que básicamente serán ésas misiones antes nombradas de shooter arcade en primera persona, con varias armas dónde elegir. Una vez acabémos con éxito nuestra tarea, depende de cómo lo hagamos obtenemos más o menos puntos de atributos o armamento. Cada uno de ellos sirven o para aumentar nuestra fuerza, rapidez o capacidades respiratorias, pues habrán misiones bajo el agua o con aires irrespirables debido a los desastres, o mejorar o adquirir nuevas armas y munición.


Cuando Nintendo se acerca a géneros que no son los suyos, no lo hace para hacer un título genérico más o para mostras cuál es su ofensiva clónica al juego de moda de turno. Disaster es un juego de desastres, pero alejado de los Zettai Zetsumei. Un planteamiento mucho más arcade, variado y con efonques realistas a la vez en cuanto al tratamiento de las consecuencias de los desastres, ya sea con buenos efectos y espectaculares como el agua y sus maremotos. Puede que tanto abarcar se queda en desastroso, puede ser, pero desde luego Nintendo y Monolith se han marcado todo un juego diferente y atípico, y vale la pena reconocerlo. Aunque mejor esperar a valoraciones hasta el 24 de octubre.