20/10/08

Preview: Mushroom Men: The Spore Wars




A partir de ahora mirarás con otros ojos a los champiñones, pues en cuanto te descuides pueden mutar, armarse hasta los dientes y crear una guerra civil entre ellos.



En 2006, nació GameCock, una nueva editora independiente bastante transgresora. De hecho, en su catálogo inicial se incluían propuestas un tanto dispares como un FPS de terror para DS, Dementium, o un particular juego para Wii, protagonizado por setas y champiñones humanoides, Mushroom Men. A día de hoy, y aunque continuó con su humor algo macabro como celebrando una procesión de duelo por el E3 hace un par de años, la mayoría de sus lanzamientos han resultado algo desastrosos a nivel comercial, y algunos desarrollos se eternizan, como Dungeon Hero o este propio Mushroom Men, que por suerte verá la luz en noviembre en Europa y Estados Unidos. Todo esto ha supuesto que SouthPeak la adquiera recientemente, y que posiblemente ya no veamos el sello del gallo en ninguna portada de videojuego, aunque de suceder finalmente, aquí no lo habremos visto nunca, pues es ahora cuando comienzan a llegar sus juegos, de la mano de CDV, quizás los siguientes ya de mano de su actual propietaria. Algo gafada está Red Fly Studios, la novata desarrolladora del juego en sus dos versiones ( también sale en DS ) pues no sólo su editora inicial probablemente acabe absorbida por otra más grande, sinó que su otro juego, GhostBusters para Wii, ha estado un tiempo en suspensión debido a que ActiVivendi se deshizo de él, para después de un período de incertidumbre, ser Atari quién lo edite.





En Mushroom Men, el mundo tal y como lo conocemos ha cambiado. Pero no el humano, sino el que tenemos bajo nuestros pies y al que apenas prestamos atención. Un asteroide pasa rozando la Tierra, y deja caer una estela de polvo extraterrestre. Las personas no se ven afectadas, pero sí ése submundo: setas, cactus y otras plantas se ven alteradas, mutan y cobran vida. A partir de ahí, las espécies se unen, se socializan, crean tribus. Y claramente, surgen conflictos entre ellas. Pax, un boletus, es expulsado de su tribu y se verá metido de pleno en esta guerra de clanes, entre setas de diferentes tipos, cada una con sus características y habilidades propias, como las Amanitas o los Morel.


Como es obvio, controlaremos en todo momento al joven Pax, que cuenta con algunas habilidades fuera de lo común ( para una seta ) como magias y su habilidad para usar el entorno para acabar con los enemigos o crear sus propias armas, de cinco tipos diferentes, ideales para según que ocasiones y enemigos, y que según los elementos que usemos, como un chicle, un palo, una tuerca o un stylus de una PDA, será más o menos efectiva, dependiendo de la clasificación con estrellas que se nos indique. Y así ya podremos hacer frente a los enemigos. A base de dar pequeños golpes con el el wiimote mientras controlamos a Pax con el stick del nunchuk, repartiremos cera, también combinando los poderes psíquicos como telequinesis o repetidos golpes para hacer combos, y aquí también entra lo comentado antes de los tipo de armas, cada cuál más o menos efectiva según el tipo de enemigos ) armas arrojadizas, proyectiles, cables para hacer rápel ). Pero no se trata de un juego simplemente de acción: el hecho que nuestro protagonista sea tan chiquitín implica que para él todo es muy grande, y una simple habitación puede suponer todo un nivel y una odisea recorrerla. Enemigos como otros champiñones, sí podemos recurrir a nuestra fuerza, pero para otros más grandes, como conejos diabólicos, usar tu entorno y la maña es la clave para avanzar. Mucho plataformeo clásico y puzzles a resolver son la otra, y casi principal, guinda del juego.


La original propuesta de Red Fly bebe muchísimo de cantidad de juegos retro, y ellos mismos lo han reconocido. No sólo de obras de Nintendo, como todo el tema de los champiñones de la cuál se originó la idea, sino también a Oddworld en su diseño artístico o a los clásicos Golden Axe y Wonder Boy de Sega a la hora de crear ciertos detalles de los niveles de jefes finales o elementos de las batallas en sí. No sólo se queda ahí la inspiración, sino que prometen que la batalla final del juego es un total alarde retro que hará las delicias de aquel nostálgico, porque Mushroom Men no es innovador en sí mismo, en su mecánica o jugabilidad. Más bien al contrario, es casi un regreso al pasado de ésos juegos y ambientación de série B, con planteamientos algo atípicos y descolocantes como nos propone éste título con setas humanoides de por medio, lleno de humor negro y detalles curiosos, como la salud de Pax, mostrada a través de cuan de completo está su sombrero ( la parte superior de toda seta ), ya que en el juego se prescinde de cualquier indicador.



Nunca habrán dos partidas iguales en Mushroom Men: la primera es que tienes libertad de desarrollo. No tanto como podrías tenerla en un sandbox, ya que es un juego lineal, con su historia y desarrollos invariables, pero sí que podrás elegir que misiones y objetivos llevar a cabo de la manera que más te plazca. El otro motivo es por la banda sonora, compuesta por el bajista de Primus y que también ha participado en cantidad de proyectos similares del mndo del audiovisual. Digo que la música es diferente porque en ingún momento escucharás lo mismo, ya que es música procedural, es decir, que se va formando según tus acciones. Si te paras o vas despacio, el ritmo bajará y será más lento. Si por el contrario vas más movidito o incluso entras en un combate o estás en peligro, la música se adecuará a la situación, siempre manteniendo el estilo místico y algo cutre que le caracteriza. Técnicamente no supone tan destacable, más bien modesto, con fallos como clipping, que se pueden perdonar con un buen e inteligente diseño de niveles que aparenta tener. No será un juego que destaque por ése aspecto y quizás por ello se le ignore. Por ello Red Fly debe compensarlo sorprendiendo en el resto de apartados como parece que conseguirá. Desde Mario Bros, nadie había sacado tanta chicha de unas setas, y en noviembre veremos si saben mejor de lo que aparentan


Web oficial











2 comentarios:

TimeDevouncer dijo...

Uf, me llama bastante, tiene cierto toque a esos juegos que tanto disfrutaba en N64 que me encanta, aunque su jugabilidad me tiene muy intrigado, veremos como acaba!

Salu2

KazumaKiryu dijo...

Me gusta, me gusta. Eso del plataformeo clásico me atrae mogollón. Y como dice el usuario anterior, ese toque de los grandes de N64 hará que me lo acabe comprando. ¿ Hay fecha fija ya ?

PD. Por cierto, ni puedo comentar sin tener que poner una dirección por cojones ?