17/11/09

No somos tan importantes

Los gamers, los hardcore, los jugones, ésos tipos que se pasan horas y horas hablando de marcianitos, llamemósnos como quieran. No somos tan importantes, o sino somos unos hipócritas. ¿ Nuevas franquícias ? ¿ Ideas frescas ? Bah, lo pedimos y luego pasamos de ello. Lo de EA es un caso de injustícia divina. Fue el mal la pasada generación. Prostituyó Medal of Honor, Need for Speed y toda la rama EA Sports hasta un punto que ya no ha habido marcha atrás, mancilló el buen nombre de GoldenEye con una olvidable secuela e incluso iba prepotente con medios emergentes como los blogs. Pero eso cambió. FIFA cayó destronado por PES, Medal of Honor por Call of Duty y saltaron las alarmas en casa de Riccitello. A partir de ahí, un cambio de estrategia. Quizás porque tanta infamia videojueguil ya les pasaba factura, han limpiado el nombre de la compañía estos últimos años. Claro que no hay dejado de lado la vertiente comercial, no viven del aire ( Little Pet, juegos peliculeros y sucedáneos de Sims, os saludo ! ), pero mientras ActiVivendi cubría la plaza que EA dejaba libre, ésta pensaba menos en números verdes y más en hacer buenos y diferentes juegos. De ahí que Rock Band sea, para muchos, los mejores juegos musicales del momento. De ahí que Skate haya noqueado a Tony Hawk. De ahí que FIFA haya remontado y ganado el partido a Konami por goleada. De ahí que el año pasado, juegos como Dead Space, Spore o Mirror's Edge fueron posibles. De ahí que han vuelto lo juegos de autor, como Brutal Legend. De ahí que aunque absorbida, BioWare sigue teniendo carta blanca para hacer maravillas.






Pero amigo, no somos tan importantes. La senda del reconocimiento se aleja mucho del camino del éxito, las mujeres y los puros habanos. Y mientras ActiVivendi es la nueva proxeneta, a EA su cambio no le ha sentado bien, nada bien. Al menos económicamente hablando, porque este utopía de los juegos ideales se acaba. Otro trimestre más de pérdidas, y ahora no hay marcha atrás. Doce proyectos cancelados, más de 1.500 despidos, casi todos sus estudios internos afectados por el masivo despido, una sangría. Y mientras pedimos más innovación y creatividad, babeamos y compramos los mismos juegos que hace una o dos temporadas pero con un nuevo número en su título. O bien somos cuatro matados o bien somos unos hipócritas. Y estas navidades a EA le volverán a ir mal. Brutal Legend y Dragon Age no venderán lo que deberían siendo pesos pesados. Madden han pinchado por primera vez en casi diez años, el nuevo Need for Speed tampoco ha arrancado como debería, y sólo se salva FIFA. El mandamás de EA, John Riccitello ya lo ha advertido: a lo seguro. Y ya se veía venir: los primeros meses del 2010 está plagado de secuelas, y no dudes ni por un momento que a próxima temporada tendremos más musical y alguna que otra saga que vuelve a reiniciarse, como Medal of Honor.



¿ Y Wii ? Riccitello lamenta que este último trimestre no fueran bien las cosas: Madden, FIFA y Dead Space Extraction no han pinchado, no llegaron a hincharse. No puedes esperar que entregas deportivas que son peores que las del año pasado y un juego con apoyo cero hagan números estratosféricos. Pero Riccitello, lejos de ser catastrofista como lo fue el responsable de márketing de EA en Europa que hizo las declaraciones que las ventas Extraction decidiría el futuro de los juegos de la compañía en Wii ( y aunque este mal decirlo, espero que sea uno de ésos 1.500 ), no se da por vencido. Pide ayuda a Nintendo para promocionar mejor sus juegos, para hacer una colaboración con ellos como sucede con UbiSoft y su Red Steel 2 o varias japonesas de la talla NamcoBandai, TecmoKoei, S-E o Capcom. Si los de Kyoto son un poco avispados, puede que las tímidas apuestas de EA este año sean grandes el que viene.



El meollo del asunto

1 comentarios:

Kristian dijo...

Totalmente de acuerdo, la calidad no asegura el éxito, y los sibaritas somos 4 gatos que compramos 3 juegos. Y bajando.