25/8/08

Impresiones: Space Siege y Iron Man DS



Rayos láser, resistentes armaduras y muchas batallas. Impresiones de la demo de Space Siege y Iron Man de DS.



Space Siege

Gas Powered Games sabe hacer las cosas. Crearon la franquícia Dungeon Siege, es decir, lograron hacerse un (pequeño) pero hueco al fin y al cabo, entre el rol de compatibles, con la alargada sombra de Diablo siempre presente y con Neverwinter Nights todavña fresco. No contentos con el rol, después de asentar la marca, se pasaron a la estrategia con Supreme Commander, que consiguió lo mismo que Dungeon Siege. Juegos bastante notables, que no pasarán a la historia, pero son franquícias ciertamente fuertes hoy en día. Por eso, me extrañaba que su último proyecto, dejando de lado el prometedor DemiGod, Space Siege tuviése tan poca difusión. Quizás es que no era bueno, y aunque los medios así lo confirman, a mí no me lo parece en absoluto. Presentado con una espectacular intro mostrando una batalla espacial, el juego nos sumerge en la piel de Seth Walker, un ingeniero que debe hacer frente a la invasión alienígena debido a la guerra espacial que se lleva a cabo. Nada nuevo en el guión desde luego, aunque las situaciones que nos presenta estan mejor llevadas a cabo: en nuestra huida de la invadida nave, nos toparemos menudo con asaltos de enemigos, ya sea apareciendo por sorpresa desde una puerta, o viendo como matan a la tripulación.


Además, hay una sala llena de gas tóxico y radiación por la que pasare, y ésos detallitos dan más variedad a éste RPG de acción. Jugablemente tampoco tiene nada nuevo: machacar el ratón para atacar, pudiendo usar poderes especiales, como bolas de energia campos de fuerza o combos especiales con nuestra zarpas láser, aunque también podemos elegir entre el rifle si no prefieres al cuerpo a cuerpo. Pero el apartado menos convencional es el nivel de humanidad: cada enemigo que derrotemos suelta pubntos de ingeniería, que recogemos y cuando obtenemos ciertos puntos, podemos comprar mejoras para Seth, ya sea aumentar habilidades típicas, armas o objetos en tu traje, que harán que cada vez más seas robotizado y menos humano, como indica el medidor correspondiente.

Técnicamente, tiene un nivel más que notable, pero lo sorprendente es la interacción con el entorno y sus físicas, bastante sorprendentes y innovadoras en éste tipo de juegos, como disparar a unos bidones para matar a los aliens, o usar un extintor para el mismo fin. Repito que no es nada del otro mundo comparado con lo que se puede hacer en otros juegos, pero en éste género sí es nuevo que se use de ésta forma. En pocas palabras, un juego objetivamente más que correcto, pero puramente divertido y entretenido. No es un juego ta notable como otros del estudio, pero sí más que honroso para ellos haber hecho ésta buena experiencia espacial.











Iron Man DS


Normalmente únicamente se presta atención a las versiones "grandes" de los juegos películeros y se ignora las portátiles. Probablemente porque normalmente son destestables, aunque habitualmente lo son todas. No sé si éste Iron Man DS es mejor que las demás, no he tenido la suerte o desgracia de haberlas probado, pero lo cierto es que jugandólo, gracias al desaprovechado en Europa Canal Nintendo, no es un gran ni buen juego, pero es cumple lo suyo. En esta versión, se le ha dado un toque matamarcianos libre, es decir, no es on rails ( guíado). Tienes el mapeado, y debes llevar a Iron Man a los objetivos, marcados en el mapa de la táctil, que sólo usarás para usar ataques especiales, como lanzacohetes o el potente y aparatoso rayo láser. Llevando al héroe con la cruceta o con el turbo aprentado los gatillos, vas a tus objetivos ( siempre los mismos, destruir tal torre o tal objeto ) y les das cera con los láseres de tus manos, también a los enemgios como torretas, tanques camiones o helicópteros. Hay momentos en que lo tendrás más difícil, porque realmente aparecen cantidad de enemigos y objetivos a los que machacar. Todo esto, en perspectiva aérea, totalmente en unas decentes 3D. Es repetitivo, muy simplón, pero tiene un punto frenético y mínimamente entretenido.