14/10/08

Impresiones: MotorM4x y Death Track: Resurrection



Dale caña al motor, quema a tope las ruedas, pero de una forma un tanto diferente a la habitual en las carreras. Impresiones de MotorM4x y Death Track: Resurrection.



MotorM4x

Después de triunfar en los juegos de acción en tercera persona, el ¿género? sandbox busca nuebosa aliados, nuevas fórmulas para no acabar encasillado, aunque a día de hoy continuan habiendo una cantidad ingente de juegos en 3ª persona de este estilo, aunque por suerte innovando algo más y dejando las peleas de mafias y demás aspectos clónicos de GTA aparcados. En el shooter en primera persona, los FPS, Stalker, tanto el original como su semi secuela ( Clear Sky ) y Far Cry son los juegos que han dado los primeros pasos, no sólo otorgando un amplio territorio interactivo dónde campar a tus anchas, como es Far Cry o Crysis, sino decidiendo tú hasta cierto punto, el transcurso del juego. Ahora, apliquemos esto al género de la velocidad. La malograda saga Need for Speed, en su dos primeras entregas después de su revitalización, ya incluía este factor, y la ópera prima de The Easy Co. Lo recupera, aunque dando aún más libertad porque esta vez no contaminas una ciudad, sino vastos escenarios de la naturaleza. La demo permite jugar en un limitado, aunque suficiente, escenario desértico, lleno de valles, cañones y montaás por las cuáles perderte.
Aunque esto último no es literal, porque el juego usa como menú y mapa un GPS, con el cuál orientarte hacia tus objetivos o como mínimo saber dónde estás. Puedes coger tu camioneta e ir a la aventura, devorando kilómetros y kilómetros de explanada árida, dejando un rastro de polvo tras tus pasos, subir a empinados riscos, llevando el vehículo al máximo de sus capacidades y finalmente recorrer el borde de un risco deleitándote de los bellos paisajes que ofrece el juego. Como reza el anuncio de BMW, jugar a este juego es sólo si te gusta conducir. Aunque tranquilo, si no disfrutas con esto, siempre tienes pruebas a hacer más moviditas, como carreras contrareloj campo a través, escalar superficies elevadas con tu camioneta o intentar subir un risco con un buggie antes de reventar su motor. Estas son las tres pruebas que se te permite probar, algunas casi imposibles como la de escalada con tu coche. Si las superas, el dinero que ganes lo puedes invertir en adecentar tu coche, ya sea porque se te ha quedado hecho trizas después de alguna excursión o simplemente está sucio del polvo, o tunearlo no sólo con el aspecto externo, sino con mejores piezas.

Ten en cuenta que es un juego no amateur, porque es un estudio profesional, pero casi como si no lo fuera, porque no deja de ser un proyecto más bien modesto, y a pesar de tener esta naturaleza, me ha sorprendido el nivel gráfico que alcanza el juego, quizás con varios apartados mejorables, pero aún así sorprendente. Está claro que a veces más vale un buena idea e ejecución de esta, que un gran nombre en la portada.









Death Track: Resurrection


A día de hoy, hay cantidad de juegos de carreras que mezclan entre sí las armas y la destrucción de nuestros oponentes. Y el ejemplo más claro es la franquicia de Sega Full Auto, de igual temática, aunque no hace demasiados años también hubo otro intento como fue Mashed. Sea como fuere, la editora rusa 1C Company recupera la marca Death Track, que de hecho no era más que una secuela espiritual del juego de PSX RollCage, ya que la temática, estilo y desarrollador eran los mismos. En este nuevo intento, se continua manteniendo la estética futurista,. Aunque añadiéndole un toque apocalíptico, que va de perlas como excusa para las armas y recorridos destrozados o en llamas que recorremos, como un París ardiendo. Es sencillo, aceleras, y si así no llegas a pillar a tus contrincantes, fundéles a balas de tu arma superior, y si así tampoco, usa las alternativas como cañones o minas. Obviamente, todas las armas son mejorables, así como los vehículos. Rutas alternativas, muchos saltos (en los cuáles la cámara se coloca de lado para que veas y dirijas las piruetas que quieras hacer, que no tiene ninguna utilidad ) y poder darte el gustazo de ver explotar el coche de tu contrincante, en eso consiste este Death Track. Le pasa lo mismo que a MotorM4x, su origen es humilde, 1C Company tampoco puede dotar a sus proyectos de amplios presupuestos, y claro está esto se resiente en el apartado técnico y en el nulo riesgo e innovación del título. A pesar de ello, luce gráficamente considerablemente bien, a destacar situaciones como travesar una calle incendiada y seguir con el coche en llamas la carrera.