27/5/09

Lo nuevo de High Voltage: profundizando en Gladiator A.D y Hombres lobo y vampiros en The Grinder

Se abre la veda Pre-E3. IGN ha desvelado el nuevo juego, Gladiator A.D. de los archiconocidos High Voltage, responsables del shooter The Conduit. Coliseos, arena debajo tus pies, hombres fornidos y sudorosos que se dan muerte entre sí, cualquiera diría que se trata de un Muscle March mature. Pero Gladiator A.D. no será el absoluto en plan cómico, la brutalidad del los juegos romanos va a mantenerse. A continuación, todos los detalles de uno de los dos títulos que HV prepara para Wii y que serán presentados oficialmente en el E3, pero por suerte IGN revienta ( con maletín de por medio claro ) la exclusiva hoy hablamos de Gladiator A.D. Toca sesión romana.



Gladiator A.D. nos traslada dos milenios en el tiempo para situarnos en plena era del Imperio Romano. Como se puede deducir con el nombre, se centrará en los juegos públicos violentos de las luchas entre gladiadores, hombres rudos y toscos entrenados para el combate, y en ocasiones también esclavos. Estos combatientes no serán meras máquinas de matar. Cada uno de los luchadores tendrá su propia historia y motivos para la lucha: búsqueda de venganza, ansiar fama y honor. Cada uno lucirá sus propia apariencia ( desde gladiadores romanos típicos hasta venidos de tierras germanas o desde Egipto ), tendrá su propio estilo de combate ( seis acciones de ataque ) sus propias habilidades, su propia idiosincrasia en definitiva.


El control es una de las dudas más importantes par todo juego de lucha en Wii: muchos han intentado implementarlo con los movimientos, pocos o casi nadie lo ha conseguido con un mínimo de éxito. Gladiator A.D. se jugará con wimote y nunchuk ( no se descartan otras opciones ), otorgando un abanico de seis movimientos ( golpe ascendente, golpes en los flancos derecho-izquierdo en mayor o menor potencia y bloqueo ), la combinación de estos será básica para derrotar al oponente, con golpes especiales presentados en secuencias impactantes al más puro estilo 300. El soporte para Motionplus por el momento se limita a ofrecer mayor grado de inclinación a los golpes, de manera que podremos romper más fácilmente la defensa contraria. Los combates, que previamente a ellos podremos personalizar a nuestro gladiador con armas, escudos y demás, no serán puramente arcade sino que desde HV afirman que tendrán cierto toque estratégico, sobretodo de cara al final dónde decidiremos si dar matarile a nuestro maltrecho enemigo. Dependiendo de si lo hacemos o no, nos ganaremos el favor del público y de la platea, y sus reacciones tendrán consecuencias en el desarrollo de la historia.


Las arenas de los coliseos y anfiteatros dónde peleemos serán más importantes de lo que nos pensamos: podremos utilizar el entorno para coger armas o usar elementos como clavos o leones para deshacernos del otro gladiador. Es un plus de brutalidad al título, que ofrecerá todo tipo de golpes finales violentos y humillantes aunque desde HV no pretenden hacer un Mortal Kombat romano, sino que el nivel de violencia está excusado por representar de manera fiel el mundo de los gladiadores. Como se ha indicado anteriormente, todos estas acciones especiales tendrán una espectacularidad hollywoodiense, inspirada en la adaptación al celuloide de 300 de Zack Snyder.



No es el único toque de superproducción de Gladiator A.D. La banda sonora está compuesta ni más ni menos que por Jeff Beal, artífice de la música de Roma, serie de la HBO creada por Bruno Heller emitida aquí por Cuatro en sus dos temporadas y que si no habéis visto aún las intrigas familiares y políticas de Julio César hasta César Octavio, ya estáis tardando en hacerlo. Para que os hagáis una idea, Beal fue nominado a los Emmy por esta BSO.


A Gladiator A.D. Aún le queda mucho por delante. Los que véis está hecho con una leve mejora de su motor Quantum3, usado por sus juegos para Wiiware y por The Conduit, en tan sólo 7 meses. Al tener niveles mucho más pequeños y cerrados, los diseñadores pueden centrarse mucho más en los detalles técnicos. Y se ve la intención, con personajes con bastante detalle, aunque haya texturas en más baja resolución y otros modelados con escasez alarmante de polígonos. Pero lo dicho, siete meses y previsto para el primer trimestre de 2010, aun queda mucho tiempo y este primer vistazo es bastante impresionante. El estudio todavía no ha dado detalles de un posible modo online ni tan siquiera de la editora, pero continua en su empeño de personalización hasta la náusea con dando a elegir si pantalla partida horizontal o vertical en el multijugador offline, cosa que me sorprende pues estamos hablando de un juego de lucha uno contra uno ( aunque los combates entre gladiadores fueran masivos ). Aún queda mucho por delante, pero por el momento H.Voltage y su Gladiator A.D. se merecen un pulgar alzado por mi parte.









Esperemos que no se enrampen ( juas juas, chistes fáciles forever) con tanto proyecto entre manos, luego vienen los retrasos y las cancelaciones. Pero no seamos pesimistas, seamos más bien genéricos. Si necesitabas tu ración de shooter cooperativo en Wii, The Grinder y High Voltage llenan ése hueco interior. El argumento se puede condensar en un pañuelo de bar: el mundo está infestado de hordas del infierno, y un misterioso hombre llamado The Book contacta con cuatro personajes para que solucionen el fregao: Hector, el cazarecompensas malhablado y que va siempre a la suya, Doc, antiguo cazador también que ahoa es un médico de tres al cuarto que ansía saber qué ha provocado la hecatombe, AJ superviviente del desastre y que busca vengar a sus hermanitas muertas, y Miko, la asesina asiática de turno que participa en esto por el puro chute de adrenalina que supone. Como no puede ser de otra forma, desde HV prometen que cada personaje tendrá sus propias habilidades, armas ( como catanas usando el Motionplus ) y trasfondo argumental del copón, y no descartan ciertas mejoras de los personajes, pero no desde luego al estilo Call of Duty 4 por poner un ejemplo, sino muchísimo más simplificado.




Los enemigos son la salsa de The Grinder: vampiros que atacarán en masa y de cualquier lugar, rompiendo cristales y saltando del techo si fuera necesario, hombres lobo que harán de mini jefes finales y el Slasher, uno de los primeros bichardos de peso del juego. Toda esta orgía de sangre diabólica es más divertida si la practicas en compañía, por eso The Grinder permitirá cooperativo online con supuestamente ( es lo que se pretende ) soporte a cuatro jugadores, logros, ránkings online y Wii Speak. Todo el modo historia se podrá jugar online, además de posibles extras ( más bien niveles ) únicamente para jugar en línea. En el modo un jugador será la IA la que controle el resto de personajes, pero en el modo online habrá completa libertad parea entrar y salir de una partida, tomando el propio juego el control del personaje que abandone.


Desde HV confiesan haberse basado en Left 4 Dead. No es necesario que lo juren, pues al igual que el título de Turtle Rock la IA ( llamada El Director en L4D ) se adaptará a la partida, calculando nuestra situación ( no sólo de localización sino también de estado ) y enviará más o menos enemigos y determinará el tipo de estos para fastidiarnos más. O lo que es lo mismo, se adaptará a las circunstancias de la partida, no tiene porqué haber un patrón de juego predeterminado ( script ). Gráficamente continuará con una nueva versión mejorada del Quantum3, con escenarios interactivos y destructibles, y capaz [el motor ] de mostrar una media de 65 enemigos en pantalla sin sufrir ralentizaciones, incluso en online. Esto es debido al corta y pega de los enemigos que permite hacer Q3. Más y mejores efectos gráficos, claros homenajes a la série B como Abierto hasta el Amanecer ( mi nombre es Sex Machine ! ) o Vampiros de Carpenter, mayor personalización del control y litros de sangre. En el E3 habrá una demo jugable de The Grinder, que aun está sin editor y previsto para finales de 2010. Muy alto apuntan desde High Voltage pretendiendo hacer el Left 4 Dead de Wii, pero desde luego el mérito de intentarlo no se les puede reprochar.